¿En qué modo puede el tarot convertirse en un consejero?



El Tarot puede ser un compañero muy valioso, capaz de guiar nuestras actitudes internas y externas hacia acciones o expectativas apropiadas en situaciones de crisis y cuando se producen cambios profundos e inesperados en nuestras vidas.

Los cambios son siempre generadores de emociones personales y subjetivas que pueden alterar o entorpecer el criterio y la objetividad con los que se debe enfrentar la vida.

Mucha gente parece, ante una tirada de las cartas de Tarot, tener solo una pregunta en la mente: Que pasara en el futuro?; Cuándo mejorarán las cosas para mi?.

Responder en forma inmediata a tales preguntas no se basa, por parte de quien lee la mágica secuencia de las cartas, en intenciones puramente honradas.

Desconfiemos también de quien prometa crear cambios en la realidad manipulando fuerzas y elementos externos para conseguir los objetivos deseados.

La experiencia nos dice que quien consulta por primera vez, no es la primera vez que consulta.

Muy probablemente sólo desee escuchar que las cosas serán mejores, a partir de mañana mismo y para siempre.

Es fácil inducir a quien esta angustiado a esperar lo que desea: un cambio radical en su futuro y a partir de nuestra intervención.

No debemos exigir de las cartas cambios concretos respecto a las situaciones que nos afligen.

Podemos en cambio esperar, a través de la videncia que nos otorgan las cartas, una orientación certera con respecto a las actitudes que deben ser adoptadas frente a las situaciones que se presentan en la vida cotidiana.

La lectura de los Arcanos y el simbolismo secuencial de las figuras representadas en cada tirada, nos orienta respecto a la actitud que debemos asumir.

La consulta es un factor de ayuda en la toma de decisiones, y para el crecimiento personal del individuo, al discernir elementos de prejuicio que deben ser rechazados, para el discernimiento, la resolución y la interpretación de cada cuestión en si.

Frecuentemente la respuesta es sutil, y debe ser correctamente interpretada.

Si, por ejemplo, un repentino despido o el cierre de una fábrica hace que una persona quede sin empleo, quizá aparezca el comienzo de un sendero de la vida completamente nuevo.

La pregunta relevante es: “Qué es importante”, quiere decir: “A la vista de la situación actual, de esta crisis, de mis planes, etc., qué es lo importante?”. Preguntadas de esta manera, las cartas muestran siempre hacia donde conducir nuestra atención, y dónde nos conduce el siguiente paso. Solo el siguiente paso es importante. Una vez completado esto, consultemos el Tarot de nuevo.

De esta manera, se convertirá en un compañero cada vez mas familiar. Cada vez que estemos atrancados, y no sepamos cómo y donde deben continuar las cosas, o cuando hayan fracasado curas radicales con las que hubiéramos querido contar, las cartas del Tarot nos muestran fidedignamente de que forma podemos, quizá lentamente, pero con un efecto duradero, tener éxito paso a paso.
Compartir en Google

Autor: Juan

    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario